SieroKids

En SieroDental nos preocupamos de la salud oral de los más peques de la casa, proporcionándoles un ambiente agradable que les haga querer venir al dentista. 

¿Por qué es necesario cuidar y/o tratar los dientes de leche si se van a caer? 

Es necesario no solo cuidar los dientes sino toda la cavidad oral, viéndolo desde un punto de vista de crecimiento óseo, el cual influye en el crecimiento de la cara, de las vías respiratorias, en la fonación, etc. 

También por su puesto tenemos que fijarnos en los dientes, en si hay caries o no, pero también tenemos que fijarnos en la erupción de los dientes, la posición, la higiene, y hábitos que pueden influir en ellos como puede ser chuparse el dedo o mordisquearse las uñas. 

Otro motivo muy importante por el que debemos llevar a los niños desde pequeños es para crear una rutina y un ambiente agradable en todo lo relacionado con los dientes, formando a niños y padres en los cuidados correctos de nuestra boca.

¿Cuándo tengo que llevar a mi hijo al dentista?

El momento adecuado para llevar por primera vez al dentista a un niño es cuando aparecen los primeros dientes en la boca, es decir, una vez que ya cumpla el primer año de vida. Lo más frecuente es que no haya patologías, pero es un buen momento para enseñar a los papas como van a ser los cuidados orales en cada etapa del crecimiento y ya vamos a pautar revisiones en función de las necesidades de cada niño. 

Todo esto tiene como base la PREVENCIÓN. Además, el niño crecerá conociendo a su dentista poco a poco y lo  verá como alguien cercano y en el que confiar. 

¿Qué se hace en una primera visita al dentista con un niño?

Al ser el primer contacto vamos a intentar que sea una experiencia agradable. Por lo cual tendremos que invertir tiempo en convertirlo en algo divertido. Por ello en una primera visita  revisaremos la boca, así como haremos un control de otros hábitos, como puede ser la alimentación o sus hábitos de higiene y trataremos de ofrecer toda la información necesaria tanto para los padres como para los peques, usando para ellos un lenguaje comprensible y adaptado a ellos. 

Si tiene algún problema como puede ser una caries que haya que tratar, por lo general no lo hacemos el mismo día. Para un adulto puede ser normal, pero para un niño puede ser una situación muy intensa y necesitamos darles más tiempo para que analicen e interioricen la información. Con una 1º visita corta y amena nos aseguramos que la próxima cita sea mejor aceptada.

¿Cómo podemos los papás ayudar en la consulta? 

El comportamiento de los padres influye mucho en el de los hijos, por lo que es muy importante que sigas una serie de pasos para facilitar la experiencia del niño en el gabinete dental. 

  • Empezamos desde casa: No debemos hablar de experiencias personales desagradables, amenazar con el dentista- “si no te lavas los dientes te llevo al dentista”-, hacer ver
  • En la consulta: En la 1º visita es necesario que pases con el niño, pero en las próximas citas, si te vas a poner nervioso o inseguro durante el tratamiento es mejor que esperes en la sala de espera o al otro lado del cristal del gabinete.

Si decides acompañarle, debes estar sentado donde indique el dentista, y ser un mero espectador (a no ser que el dentista requiera tu ayuda, en ese caso seguirá sus indicaciones). 

Todo es nuevo para ellos y las cosas de dentista pueden asustar un poco, por lo que el LLANTO en normal y no debemos córtalo. Hay que dejar que el niño exprese sus emociones, sobretodo si se trata de niños muy pequeños, en los que el llanto muchas veces es aún su forma de expresarse. 

También hay que tener en cuenta palabras que pueden sonar intimidantes para los adultos, por lo que delante de los niños sustituiremos por otras más agradables como por ejemplo radiografía por foto, pinchazo por pellizco o anestesia por agüita dormilona. 

Abrir chat